Cerrada toda esta semana la Cuesta Caracol por tala de árboles

(Imagen: Gentileza municipio).

(Imagen: Gentileza municipio).

Este martes, el municipio sostuvo una reunión de coordinación con la Gobernación Provincial de Concepción, la Dirección Regional de Vialidad y Celco, para abordar la situación que se ha registrado en la cuesta Caracoles desde el viernes pasado, cuando producto de las lluvias que han afectado a la zona, hubo un deslizamiento de terreno que precipitó un macizo árbol hacia la vía. Esta situación se repitió el domingo pasado unas curvas más abajo y el municipio, a través de sus unidades de Aseo, Ornato y Medioambiente y la Oficina de Emergencias, debió realizar un operativo para voltear, hasta el momento, 11 árboles y así evitar peligro para la ciudadanía, indica el municipio.

 
Una de las decisiones que se tomaron esta jornada fue la de continuar con las labores que se han realizado en la cuesta, es decir, talar los árboles más viejos para evitar que el peso de estos ocasione nuevos derrumbes. Se debe subrayar que esto no implica sacar los árboles de raíz.
 
Con esta acción se evitará que el terreno siga cediendo. Según la opinión especialista, la arcilla de la que están compuestos los cerros se ha visto afectada por la gran cantidad de agua que ha caído y por lo mismo el terreno cede ante las lluvias. 
 
Además y gracias a un informe que presentará el Sernageomin, se intervendrá en el futuro próximo la cuesta Caracoles para dotarla de mayor seguridad para los automovilistas y la locomoción colectiva que circula diariamente por el lugar. 
 
Producto de toda esta planificación, la Ilustre Municipalidad de Tomé tomó la decisión de mantener el camino cerrado hasta que finalicen las labores, es decir, al menos hasta la próxima semana. 
 
El ingreso a la comuna se realizará por la pista de salida hacia Concepción, desde el sector conocido como la pirámide, tal y como ha ocurrido los últimos días. 
 
El municipio además intervino la mañana de ayer el camino hacia Coliumo, lugar en el que también se debieron voltear tres árboles. En este sector se registraron además deslizamientos de terreno que hicieron imposible el normal flujo vehicular.
 
Sin embargo, el municipio trabajó con todos sus recursos y ya durante esta tarde el camino estuvo expedito y seguro para los automovilistas y la locomoción colectiva.